sábado, 1 de agosto de 2009


Aquí con una Rebanada de Pan bajo la Rama,
Un frasco de Vino, Un Libro de Versos; y Tú
Junto a mí cantando en la Espesura,
Y la Espesura es ya el Paraíso.

Oh, mi Amor, llena la copa que limpia
El Hoy de Arrepentimientos pasados y de Miedos futuros--
¿Mañana? -- Porque, Mañana puedo ser
Yo mismo con los Siete Mil Años de Ayer.

¡Oh, Amor! Si pudiéramos tú y yo conspirar con el Destino
Para adueñarnos por entero de este triste Esquema de Cosas,
¿No lo destrozaríamos en pedazos --y después
Re-modelarlo más cerca del Deseo del Corazón?

3 comentarios:

MARIEL dijo...

Es feroz y exacto el apareamiento entre la fotografía y el poema. Las imágenes y las palabras se aparean, como las ballenas. Creí divisarte en la foto. En el poema ciertamente estás, escupiendo el Esquema de las Cosas y siguiendo el Deseo del Corazón.

Houston, Houston, esta madrugada tengo problemas con el audio de mi Morrrrrgan (la nena electrónica se llama como yo). Dejo para mañana las entradas con sonido.

Sobre Demetrio: Esta chica siempre fue consciente de su masculino/femenino. Uns masculinos, uns femeninos, uns asim ... canta Caetano en una canción.

Besos de madrugada (¿de qué otro estado mental y de los relojes podrían ser?).

Bashevis dijo...

1. El Texto no es mío.
2. El juego inicial era que en la foto estoy. Lo has cogido sin que dijera nada. No estoy solo yo, estamos todos. En un niñito de tez más blanca, abajo a la derecha.


Deja para mañana las entradas con sonido, igual te gustan.

SaLuz

MARIEL dijo...

Te vi, te reconocí. Supe que eras vos. ¿Quién otro podía ser? El niño del cuerno al cuello.