martes, 29 de septiembre de 2009

Una pregunta de un test de desarrollo de lenguaje le propone al niño escoger como "el animal que puede volar" entre un pájaro, un elefante y un perro. La respuesta correcta (obviamente) es el pájaro. Algunos niños de primero, sin embargo, escogen el elefante al mismo tiempo que el pájaro como respuesta a la pregunta. Cuando les pregunto después por qué escogen esa respuesta ellos contestan: "Por Dumbo".

7 comentarios:

PÁJARO DE CHINA dijo...

Bash, es una entrada chiquita y mayúscula ... un tesoro. Me encanta y me intriga que no le hayas puesto un título. A mí me resulta dificilísimo imaginarme uno.

Al crecer estos niños, adultos, elegirán el pájaro. ¿Deberíamos agradecer a Disney por Dumbo?

La canción es entrañable y melancólica. Melancolía, la sombra de lo perdido ...

Esther Rodríguez Cabrales dijo...

Es precioso soñar.

Bashevis dijo...

No, a "disney" por "dumbo" no.

Deberiamos agradecer al universo por "niños".

Es precioso soñar. Es preciso soñar.

¿Que titulo podría ser?

PD; La canción, mantrica, me recordo ayer, noche cerrada... a una composición que seria su paralela; "Jesus Blood never fail me yet" de Gavin Bryars... Aqui un niño entonando, alli un anciano ...

http://www.youtube.com/watch?v=dnYA0w4cWiE

Saluz hermanas

Arturo Borra dijo...

Bueno, al fin y al cabo, la fábrica de imaginería (que no de imaginarios) seguirá ahí por mucho tiempo. Lo valioso es que, sin proponérselo, dispara la imaginación infantil y así altera esta normalidad asfixiante en la que vivimos.
Celebro más que Dumbo las alas imaginadas incluso para animales insospechables.
Un abrazo,
Arturo

Susana dijo...

Bash, como dice Mariel, esta entrada es chiquita y mayúscula: un tesoro.
Oír, además, la canción, me ha recordado un montón de grabaciones que conservo de mi Reina, cuando empezaba a hacer sus primeros intentos con la música cantada (no sabía aún hablar): son un verdadero tesoro.

Los niños aprenden demasiado pronto que con las orejas no se vuela. Aunque nosotros, al oírles, a veces, podamos volar...

Un abrazo, Bash...
(el día que me lo permita ella, espero subir una muestra al Cajón)

PÁJARO DE CHINA dijo...

Bash, el jueves vi en un seminario de literatura fantástica la peli "La calle de los cocodrilos", de los hermanitos Quay, vinculándola al cuento Las Hortensias, de Felisberto Hernández. En realidad los vínculos y asociaciones son inagotables. Quedé fascinada.

Besos de muñecos que se hacen y se deshacen a sí mismos.

Bashevis dijo...

Genial esa obrita de los quay...

De Disney podemos ver luces y sombras... la peligrosa humanizacion del reino animal tambien tiene sus consecuencias en el comportamiento del humano para con sus hermanos...

Celebro tu presencia aqui, Arturo.

Susu, han de ser una cosa muy linda esas grabaciones. Espero ser un calcetin zurcido por tus manos dentro del cajon, para poderlas escuchar si algun dia nos las muestras.

Marieeeeeeeel. Estoy asentandome en la nueva ciudad que me acoge. A ver si voy dando vida a mis islas, que las tengo a las pobres abandonadas. Un descanso les vendra bien, pero ya llegan nuevos vientos... Un beso a todos.