jueves, 17 de septiembre de 2009

Oda al caballo y al olvido

Tengo razones para creer en el olvido. La primera de todas, hoy, Elégia de Zoltán Huszárik. Un portento del 65. Apabullante ejercicio, os pido por favor le dediquéis 20 minutos (verla en viddler, en pantalla mas grande, aquí esta en pequeñito). Una obra maestra absoluta. Una especie de “Le sang des bêtes” sublimada… que control de tiempos, de montaje, de ritmos… (así que luego te hace Szindbád unos años después).



La segunda, Kentaurs de Herz Frank, sublimando al caballo… Interrelacionados todos.



Nos queda mucho por ver.



(Y oda a mi dieta vegetariana... y a Trobriand, que no anuncie su aniversario... más de un año ya)

4 comentarios:

Susana dijo...

Uf, Bash, salgo herida de muerte de la gran oda al caballo. Salgo con mi habitual instinto liberador de todo animal sometido al hombre, pero multiplicado por cien. Cómo ese contraste tremebundo, aterrador... ¿será posible que cuanto toque el hombre sea para convertirlo en demencial? ¿en carnaza? Por liberarlos de lo que les doblega, sería capaz de... galopo, crines al viento, desde Trobriand. Galopa mi sangre en mis venas. Galopan las neuronas. Renuncio a ser humana; soy ser galopante.

A veces, sí, hay que gritarlo. No sé cómo alcanzas señales aparentemente lejanas a la cultura que nos es más familiar. En este caso, es tan propia que es imposible no llevarla dentro (si se está aquí, leyendo, contaminándose de Trobriand, trotando). Cómo nos es necesario, tantas veces, olvidar para seguir viviendo como si fuéramos humanos. Como si fuéramos o sintiéramos así.

Besos de ser con crines, que no cabellos.

Bashevis dijo...

¿Será posible que cuanto toque el hombre sea para convertirlo en demencial?

Si. Así es.

Besos descabellados y Anacrinicos.

Portinari dijo...

Felicidades a Trobriand y a sus besos inexistentes.
Siento el impulso de ponerme al día con todos los films que pones en el blog, sobre todo con aquellos de animación polaca -si no recuerdo mal...-
Ay tanto que ver...! yo también quiero ser ser galopante.

Bashevis dijo...

No hay tiempo para todo en esta vida...

Echale una ojeada al primer video; Elégia de Zoltán Huszárik... Galopante anhelo.

SaLuz Portinari