lunes, 14 de septiembre de 2009

Diario de cine de Jonas Mekas - Extractos V (Peter Kubelka)























Del 13 de Octubre de 1966 al 27 de Octubre de 1966


Sobre la suprema maestría de Peter Kubelka: Unsere Afrikareise (que pueden ver el viernes próximo en la Cinemateca, junto con la obra anterior de Kubelka) es el film más rico, más compacto y más articulado que he visto nunca. Lo he visto cuatro veces, y volveré a verlo muchas veces más, y cuanto más lo veo, mas cosas descubro en él. Es una de las pocas obras maestras del cine y un trabajo de tal perfección que nos obliga a reevaluar todo lo que sabíamos sobre el cine. El increíble don artístico de este hombre, su increíble paciencia (empleo 5 años para filmarlo, la película tiene doce minutos de duración), sus métodos de aprendizaje (aprendió de memoria dieciocho horas de cintra magnetofónica y tres horas de película, fotograma por fotograma), y la belleza de su creación hacen que el resto de nosotros parezcamos aficionados, o quizá niños que nunca podrán separarse de sus propias emociones. Todo el cine es tan condenadamente emocional. El cine de Kubelka es como un fragmento de cristal, o algún otro objeto de la naturaleza: no parece que hubiera sido producido por el hombre; podría fácilmente concebirse que hubiera sido recogido entre los tesoros orgánicos de la naturaleza.

Peter Kubelka; trabajo para la generación presente. Quiero ayudar al crecimiento de la humanidad, a que la humanidad se aleje de la edad de piedra, se haga adulta. Pienso que la edad que tiene ahora la humanidad es la edad de un niño muy pequeño. Por ejemplo, esta solamente ahora aprendiendo a articularse. En Afrikareise yo juego con las emociones e intento liberarlas, para que exista una distancia entre el espectador y sus propias emociones, sus propios sentimientos.

(…)

Mekas: ¿Cuánto dura la totalidad de tu obra? ¿Cuántos minutos?

Kubelka: Treinta y nueve minutos.

Mekas: Eso hace dos minutos al año ¿no?

Kubelka: Durante los últimos dieciséis años me he concretado totalmente en el cine. Empecé en 1952. Si, dos minutos al año.

Mekas: ¿Cuántos fotogramas, 2880 fotogramas al año?

Kubelka: Esto significa, aproximadamente, ocho fotogramas por dia.

Mekas: Eso es mucho.

Kubelka: Uno es suficiente. Cuando se habla realmente, cuando verdaderamente se articula, no debe ser tanto. Eggeling hablo, y solo hizo cinco minutos en toda su vida.

Yo me tomo mi tiempo. Dicen: si el film no está terminado al cabo de dos años, entonces es demasiado tarde, o algo parecido. Pero yo creo que cuando se trabaja toda la vida, cuando realmente se quiere ver, sentir y comunicar, y se produce algo que logra esto, entonces no hay límites de tiempo, y un minuto de film es suficiente. Yo creí que el film africano estaría terminado en tres meses, cuando lo empecé. Y tarde cinco años. Por supuesto, no trabaje en el todos los días; no podía, porque no tenía dinero; pero lo que es verdad es que durante estos cinco años viví con esas imágenes todos los días. No hubo un día en que no lo hiciera; viví constantemente en el film durante cinco años.


Una copia pesima del mentado trabajo... desmerece.

2 comentarios:

MARIEL dijo...

Mi querido Bash, me estoy dejando el martes libre para una sobredosis de Mekas. Te gustará saber que he llegado al límite de la saturación tarantinesca y estoy garabateando algo para bajarlo de su pedestal de barro, aunque solo se publique en la cocina de casa. Te pido que ahora no me digas que te gusta (aunque me vendría bien, así me ayudás con las razones para quererlo - yo cada día tengo menos). Besos mekánicos.

Bashevis dijo...

Mariel, leeré encantado tus reproches al susodicho. Como creo que ya comente en su día a lomos del pájaro de china, no es que no sea santo de mi devoción, es que se pasa de listo… para bien y para mal.

Te comento que por aquí también se avecina la saturación Tarantinesca… estrena en el festival de cine de San Sebastián la semana que viene. Y ya está todo vendido. Todo vendido, él y las entradas, jaja. Porque viene junto con Brad Pitto y su corte.
Yo confió en Los Condenados de Isaki Lacuesta…

Has podido ver la peli de los bastardos? Ya ha llegado por allí?

Por cierto, perdona mis ausencias por el pájaro de china… sigo leyéndote en los ratos que saco, pero ando un poco alelado. A final de mes volveré a sentar la cabeza, y podre así pensar con el culo, jeje.
Un besubu!