miércoles, 27 de enero de 2010

Reducirnos a “busca pelotita”. La otra pelotita. Muy bien. Toma palito. Tráela. Jugamos a pasar, eh, a pasar. Venga, trae la pelotita, busca, muy bien. Muy bien. ¿Dónde esta? Busca, busca, ¿ves?, muy bien. No, no, venga, muy bien, busca la pelotita ¿Qué tal? Muy bien! Ahora con las dos. Pasala, toma, a pasar eh. Muy bien, venga. Que bien, muy bien enano, muy bien. Y así una salmodia juguetona carente de miedos, aferrada al ahora, aquí, una vez más, de nuevo.

2 comentarios:

BLANCO dijo...

La pelotita está en tu tejado.
Gran blog.

Bashevis dijo...

Gracias por pasar por Trobriand. Esa pelota es todo. Te la paso!